viernes, 18 de septiembre de 2009

Iniciativas para combatir la obesidad infantil

El Ministerio de Sanidad y Política Social ha firmado un acuerdo con las cadenas de televisión para regular la publicidad relativa a alimentación dirigida a niños. Combatir la obesidad infantil es el objetivo principal de esta iniciativa.

Según los datos de la Encuesta Nacional de Salud (2006), el 27,6% de los niños y adolescentes españoles entre 2 y 17 años tienen sobrepeso (18,6%) y obesidad (8,9%), lo que sitúa a España entre los países con más obesidad infantil del entorno europeo.

Con la firma de este acuerdo, se pretende proteger a los niños y adolescentes de la presión publicitaria excesiva, así como fomentar en ellos hábitos saludables de alimentación y la práctica de ejercicio físico. De esta manera, las cadenas de televisión agrupadas en la FORTA (Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos) y en la UTECA (Unión de Televisiones Comerciales Asociadas) han asumido las normas éticas recogidas en el Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos dirigida a menores, prevención de la obesidad y salud (Código PAOS), que fue suscrito en 2005 entre el Ministerio de Sanidad (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) y la industria alimentaria.

Entre las medidas que se incluyen en este código se prohíbe la emisión de productos alimenticios protagonizados por famosos. Así mismo, también se incluyen medidas que afectan a las franjas horarias de emisión de estos anuncios o al modo de presentación de los productos y promoción de los mismos, como por ejemplo:
Se evitarán mensajes cuyas que puedan inducir a error acerca de las características del producto o de los beneficios derivados de su consumo (por ejemplo, adquisición de fortaleza, estatus, popularidad, crecimiento, habilidad o inteligencia).
Se tomarán precauciones para que no se creen expectativas inalcanzables o se explote la ingenuidad de los niños más pequeños a la hora de distinguir entre fantasía y realidad.
Se tratará de evitar presentaciones que puedan asustar a los menores o que contengan violencia.
Los anuncios de alimentos y bebidas dirigidos al público infantil no deben hacer un llamamiento directo a los menores para que compren el producto anunciado ni incitarles a que pidan o persuadan a sus padres o a otras personas para que lo hagan.
Como regla general, los mensajes publicitarios de alimentos o bebidas no deberán promover o presentar hábitos de alimentación o modos de vida poco saludables, tales como comer o beber de forma inmoderada, excesiva o compulsiva, ni deberán fomentar, aprobar o presentar de forma condescendiente hábitos de vida sedentarios. Del mismo modo, en la publicidad dirigida a menores ningún producto podrá presentarse como sustitutivo de ninguna de las tres comidas principales (desayuno, comida y cena).
El control del cumplimiento del Código PAOS corresponderá a Autocontrol, que es el organismo español encargado de la autorregulación publicitaria. Tanto las empresas adheridas al código, como otras entidades (administraciones públicas o asociaciones de consumidores) podrán realizar reclamaciones para su cumplimiento.

La obesidad infantil se asocia cada vez más con numerosas complicaciones crónicas en la vida adulta, como las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, ciertos tipos de cáncer o diabetes, entre otras. Por este motivo, es una prioridad apostar por iniciativas que incidan en la prevención de este problema y en la promoción de hábitos de alimentación saludables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.