viernes, 10 de julio de 2009

Un estudio con ratas demuestra que la anorexia tiene una raíz biológica

Según Gutiérrez, la anorexia «no es una enfermedad autoinfringida».

El profesor titular de la Universidad de Santiago de Compostela, Emilio Gutiérrez García, ha asegurado que la anorexia nerviosa tiene «una raíz probablemente biológica», como demuestran las investigaciones con ratas en el estudio sobre esta conducta.

Este psicólogo ha explicado la teoría en la ponencia «El calor, la Cenicienta, las Ratas y otros cuentos en la Anorexia», que se enmarca dentro del curso «Ratas, humanos, cerebros y mentes: mitos y controversias de la psicología actual», organizado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Mérida.

Según Gutiérrez, la anorexia «no es una enfermedad autoinfringida, no existe un control voluntario de la persona» y todo apunta a que tiene «una raíz probablemente biológica».

De ahí, que el hecho de que se modifiquen las tallas o el establecimiento de cánones de belleza en las pasarelas resulta «irrelevante» para que las jóvenes presenten anorexia.

En este sentido, ha indicado que antiguamente el patrón de belleza no era el mismo que el actual y, sin embargo, existía igualmente este transtorno alimenticio.

Respecto a la dimensión psicológica, una de las características comunes que se puede extraer de los casos diagnosticados es la «obsesividad y la idea de perfección».

Explicó que en el nombre de la ponencia «cenicienta» alude a la característica de hiperactividad de las jóvenes anoréxicas, «rata» por el modelo animal investigado para extrapolar los resultados a la enfermedad y «calor» porque resulta beneficioso para la recuperación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.