martes, 7 de julio de 2009

Nuevos datos sobre el puzzle genético de la esquizofrenia y la importancia del ambiente

El Instituto de Salud Mental de EEUU y la Unión Europea están financiado un ambicioso macroestudio cuyo objetivo el de identificar las variaciones genéticas en las personas con esquizofrenia frente a las personas que no padecen esta enfermedad y que, por tanto, podría contribuir a descubrir su origen biológico. Este macroestudio se está realizando en diferentes instituciones a lo largo de 14 países, entre los que se encuentra España, y ya cuenta con una muestra de 50.000 participantes. Recientemente, la revista Nature ha publicado los últimos resultados que amplían el conocimiento de este complejo puzzle genético.

La esquizofrenia es un trastorno psicótico caracterizado por una desconexión con la realidad (presencia de alucinaciones, especialmente de tipo auditivo, ciertas alteraciones del pensamiento y del lenguaje, etc.). Habitualmente, la edad de mayor riesgo para la aparición del primer episodio psicótico suele situarse entre hacia el final de la adolescencia y los primeros años de la vida adulta, siendo también mayor el riesgo en los hombres frente a las mujeres. La esquizofrenia es considerada un trastorno mental de carácter crónico, puesto que tienden a alternarse intervalos temporales de relativa normalidad con la aparición de dichos brotes de tipo psicótico. La mayoría de los casos, aproximadamente un 70%, presentan una clara vulnerabilidad genética. No obstante, la esquizofrenia es un trastorno de origen poligénico, lo cual dificulta enormemente conocer las diversas variaciones genéticas que podrían explicar la aparición de esta enfermedad.

Los datos de los que se hacen eco diferentes medios de comunicación, indican que los resultados de este macroestudio realizado a escala internacional podrían llegar a explicar hasta un 33% del riesgo de padecer esquizofrenia, estando implicados en el complejo puzzle génico de esta enfermedad alteraciones en los cromosomas del par 6, 11 y 18. Según los investigadores, hay dos aspectos importantes a subrayar. En primer lugar, parece que ciertas alteraciones cromosómicas están también presentes en el Trastorno Bipolar. Y, en segundo lugar, las alteraciones en el par número 6 también se relacionan con problemas propios del sistema inmunitario; esto último, podría estar indicando la importancia de la influencia del ambiente.

En este sentido, una vez más se corroboraría el Modelo de Diátesis – Estrés propuesto para explicar la aparición de la esquizofrenia. Aceptando la existencia de una clara vulnerabilidad genética, parece que la biología no es capaz de explicar en su totalidad la aparición de esta enfermedad. Efectivamente, aunque se tenga dicha vulnerabilidad genética, la vivencia de una experiencia percibida como estresante es lo que habitualmente precipita la aparición del primer brote psicótico. Consecuentemente, parece que también tienen bastante importancia los factores psicológicos y sociales en la explicación de su origen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.