viernes, 3 de julio de 2009

Nueva guía para la intervención intensiva en tabaquismo

El Equipo de Coordinación de Atención al Tabaquismo –ECAT- de la División 9 de Salud del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia ha publicado una nueva guía para dejar de fumar: Guía de Intervención Intensiva en Tabaquismo, cuyos autores son Javier Mataix Sancho y Jesús Blasco Gallego, médico de familia y psicólogo del ECAT, respectivamente.

En esta guía se considera, siguiendo las directrices marcadas por la OMS, que el tabaquismo es un problema de salud de carácter grave, adictivo y crónico. Efectivamente, la adicción al tabaco es el principal factor de riesgo de morbi-mortalidad de carácter prevenible en los países desarrollados, es decir, supone una elevada vulnerabilidad a padecer múltiples problemas de salud graves, así como incrementa enormemente la probabilidad de mortalidad prematura. No obstante, a pesar de las consecuencias tan negativas que el consumo de tabaco tiene para nuestra salud, los programas de sensibilización y concienciación, las medidas tomadas en el plano político y legal, etc., la prevalencia de la adición a dicha sustancia sigue siendo elevada, puesto que un 30% de la población española sigue manteniendo dicho hábito.

Todo ello convierte al tabaquismo en el principal problema de salud prevenible en los países desarrollados. Por ello, la OMS determina que la reducción del consumo de tabaco a nivel poblacional ha de ser un objetivo prioritario de salud pública en las políticas sanitarias de todos los países, ya que no sólo repercutirá positivamente a nivel individual, sino también en el sistema público sanitario.

Desde hace años, la política sanitaria de nuestro país ha trabajado, a través de diferentes vías y distintos niveles, para lograr este objetivo. Todas estas medidas están comenzando a surtir efecto. No obstante, si bien es cierto que cada vez un mayor porcentaje de la población desearía abandonar el consumo de tabaco y cada vez somos más conscientes de los beneficios del abandono y de los perjuicios para la salud de su mantenimiento, la realidad es que dejar de fumar suele ser un proceso muy costoso para la persona que supone un elevado riesgo de recaída futura.

En consonancia con el plan para la lucha contra el hábito del tabaquismo que dictamina la OMS, el servicio valenciano de salud creó en 2007 el ECAT, un equipo especializado e interdisciplinar de profesionales cuyo objetivo es el de coordinar las actividades para la prevención y el tratamiento del tabaquismo entre todos los niveles asistenciales. El ECAT tiene múltiples funciones relacionadas con la coordinación, la investigación y la docencia, pero también con la prevención y sensibilización, la asistencia terapéutica y la elaboración de materiales para facilitar el abordaje del tabaquismo.

Con esta filosofía y bajo el paradigma de tratar el tabaquismo desde el acompañamiento y la facilitación al paciente de cuantas estrategias necesite para abandonar este hábito, Javier Mataix y Jesús Blasco han elaborado la Guía de Intervención Intensiva en Tabaquismo. Esta guía está diseñada para todos los profesionales sanitarios que desempeñan su labor en el abordaje del tabaquismo, especialmente para los médicos de atención primaria y a las enfermeras.

La guía, de una calidad exquisita, presenta un protocolo de intervención para la deshabituación tabáquica de fácil aplicación. Este protocolo ha sido elaborado siguiendo el modelo de las etapas del cambio en las conductas adictivas de Prochaska y DiClemente y el modelo de intervención cognitivo-conductual, así como considera que en ocasiones es necesario la prescripción de tratamiento farmacológico como los parches o chicles de nicotina o el bupropion, entre otros. Este aspecto es tremendamente destacable, puesto que se da prioridad a la necesidad de desarrollar estrategias y técnicas que nos ayuden a abandonar el consumo de tabaco y a mantener un estilo de vida saludable, mientras que la medicación es un elemento complementario que, en ocasiones, puede ser de gran ayuda.

La elaboración de dicho protocolo se ha basado en la realidad que hoy en día existe en los centros de atención primaria: elevada demanda, disponibilidad de poco tiempo de atención a cada paciente. Así, se establecen diez sesiones de intervención de una duración aproximada de 15 minutos. Estas diez sesiones se reparten en tres fases diferentes de intervención:

  • Fase de preparación: se compone de tres sesiones en las que el objetivo es motivar hacia el cambio (búsqueda de razones para dejar de fumar, afianzar la decisión de dicho abandono, analizar posibles dificultades y riesgos, etc.) y, en consecuencia, determinar el día del abandono del hábito, que en la guía se denominan Día D.
  • Fase de seguimiento: se compone de cinco sesiones que pretenden dotar al paciente de estrategias y técnicas que le ayuden a mantener la abstinencia (técnicas distractoras, estrategias para afrontar el deseo o craving, relajación, técnicas cognitivas para combatir los pensamientos irracionales en relación a este hábito, motivación, etc.). El espacio entre sesiones, se va ampliando de forma paulatina hasta llegar a los tres meses desde el abandono del consumo.
  • Fase de control: dos sesiones (a los seis meses y al año del abandono del tabaco) integran el plan de seguimiento y prevención de recaídas.
La guía incluye todos los materiales necesarios para desarrollar el protocolo, así como consejos para llevarlo a cabo y las habilidades terapéuticas necesarias para potenciar y mantener el cambio. En definitiva, un excelente material que puede ser de gran ayuda para todos aquello profesionales que trabajen en esta área.

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.