jueves, 11 de febrero de 2010

La violencia escolar y los problemas de conducta generan estrés elevado entre los docentes

Siete de cada 10 profesores declaran que han sido agredidos en algún momento por algún alumno y más de la mitad siente miedo a sufrir una nueva agresión. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio realizado por la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) con el apoyo institucional de FECCOO y CECE, en el marco de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, y cuyos resultados se han dado a conocer el pasado mes de enero de 2010.

El estudio se ha llevado a cabo con el objetivo de analizar las relaciones del profesorado con los diferentes agentes que intervienen en la educación (alumnos, familia, docentes y directores de centros educativos), así como la relación de los propios alumnos con sus iguales. La recopilación de datos se ha realizado a través de 1.300 entrevistas a directores y profesores de 14 Comunidades Autónomas.

Tal y como ha hecho público FETE-UGT a través de un comunicado de prensa, uno de cada tres profesores (el 37,5%) sufre niveles de estrés elevados al relacionarse con sus alumnos. Además, más de la mitad de los docentes (56,5%) dicen sufrir, al menos una vez al mes, comportamientos disruptivos en el aula que le impiden desarrollar su tarea con normalidad, consistentes en interrupciones frecuentes en clase, gamberradas o malas contestaciones.

Al analizar la información referente a la violencia en las aulas, el 7,4% de los docentes asegura que alguna vez le ha agredido algún alumno, y casi un 2% admite que los alumnos le agreden físicamente, al menos, una vez al mes. Si atendemos a la cifra de docentes que han recibido amenazas, los datos se elevan notablemente, ya que el 32,4% declara haber sido intimidado alguna vez, y el 5,7% confiesa recibir amenazas con cierta frecuencia, es decir, al menos una vez al mes.

En consecuencia, la mitad de los docentes entrevistados (50,2%) sienten temor a ser agredidos por algún alumno, lo que repercute en su nivel de estrés y dificulta el desarrollo de su actividad, según la encuesta realizada por FETE-UGT. Otros desencadenantes de estrés para el profesorado, identificados en este estudio, son la falta de respaldo de los padres en relación a los problemas de disciplina que presentan sus hijos, el hecho de presenciar agresiones físicas entre los alumnos y la falta de motivación de los alumnos hacia el aprendizaje, entre otros.

Los resultados de este estudio confirman así los recientes hallazgos de investigaciones internacionales, donde se ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema educativo español en relación a la convivencia en las aulas y a la elevada prevalencia de problemas de conducta y aprendizaje. Tal es el caso del estudio Panorama de la educación de la OCDE, presentado en el mes de septiembre de 2009, el informe TALIS (Teaching and Learning International Survey), realizado con una muestra de más de 90.000 profesores de Secundaria y publicado el pasado mes junio, o más recientemente el informe anual presentado por la Comisión Europea (Progress towards the Lisbon objectives in education and training- Indicators and benchmarks 2009).

En vista de los resultados, FETE-UGT sugiere medidas preventivas para "mejorar, controlar, legislar y favorecer las relaciones profesor-alumno y las de los propios alumnos entre ellos". También considera necesario introducir medidas para prevenir los comportamientos de violencia escolar, entre las que se incluyen "la dotación de nuevos perfiles profesionales que permitan reforzar la labor docente", así como la atención a la diversidad del alumnado o la formación en habilidades sociales.

En esta línea, el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos (COP) defiende el reconocimiento del papel insustituible del psicólogo en los centros educativos, ya que la consolidación de esta figura profesional permitiría desarrollar y universalizar programas de promoción la salud, prevención, evaluación y tratamiento de los problemas de conflictividad en las aulas, entre otros.. Tal y como quedó manifiesto en el VII Desayuno de Infocop, la violencia escolar, la alta prevalencia de problemas de conducta en el alumnado y la escasez de personal debidamente cualificado y preparado para tratar estos problemas en los centros influye directamente en los altos índices de fracaso y abandono escolar.

Más información en: http://gdc.feteugt.es/cuteeditornet/imagenes/2010/Comunicacion/COMprensa270110.pdf

5 comentarios:

  1. el tema de la violencia en las aulas esta muy a la orden del dia sin duda

    ResponderEliminar
  2. CONOZCO MUCHOS PROFESIONSLES,MAESTROS PSICOPEDAGOGOS ETC. CON MUY POCAS GANAS DE VOLVER,SE SIENTEN QUE LO APRENDIDO NO SIRVE PARA MANEJAR SITUACIONES TAN EXTREMAS.PERO HAY QUE SEGUIR ADELANTE PENSANDO QUE EL RESCATE DE UNOS CUANTOS VALE LA PENA...........

    ResponderEliminar
  3. Sin lugar a duda, no importando el nivel educativo y centro educativo, se debe contar siempre con un área de psicología, con el que se pueda elaborar programas de mejoras de relaciones entre alumno-maestro y viceversa, existen muchas instituciones que no creen sea un requisito o que debe ser un servicio que se debe tener por parte particular.

    Es lamentable, que este siglo aún se siga escuchando o nos encontremos con esos estereotipos de que " el psicólogo solo nos hace perde el tiempo" " claro como él no está en esa situación".... situaciones que extremas o no , reflejan la dificultad que se tiene por parte del docente para poder manejar sus relaciones sociales, y en un puento personal opino que sí ese docente (llamesé de cualquier profesión) , se retira y no regresá , por la idea que no sirve para nada . Es alguien que no tiene vocación ni amor a su profesión .

    No hay justificación alguna para la violencia en las aulas y mucho menos tiempo para dejarlo pasar por alto. Un trabajo en equipo entre maestro-psicólogo-alumno aportará mejores e inesperados resultados si todos trabajan conjuntamente por que no se puede lograr el resultados eficaz o esperado , si sólo el psicólogo trabaja, o el docente o el alumno, todos tienen que estar consientes del objetivo para poder desarrollarlo y alcanzarlo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas veces no , el maestro no conoce otra forma de controlar a los alumnos que no sea por medio de cierta violencia, el estrez en un sindrome que por el tiempo se gana , ya que no hay donde alojarlo o al menos controlarlo, escribo esto con la virtud de que lo he visto, en un preescolar donde hago una propuesta que intervenga la violencia en la poblacion infantil, es una buena investigacion la que se publico.

    ResponderEliminar
  5. De alguna forma la "flexibilidad" con la que se trata a los niños en casa genera que haya una pérdida de la imagen de autoridad, por lo que los estudiantes son más agresivos y están concientes que a pesar de una reta de los padres, luego todo seguirá igual

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.