viernes, 1 de mayo de 2009

Se evalúan los aspectos psicosociales en las misiones espaciales

El próximo reto en la "conquista del espacio" con el que sueña el ser humano es la llegada del hombre a Marte. Este sería uno de los proyectos a los que se enfrentarían los ingenieros aeronáutico y los astronautas, no sólo en cuanto a la parte técnica, sino también en relación a los aspectos de tipo más psicológico que la tripulación de la nave espacial tendrá que manejar.
El viaje espacial a Marte sería el trayecto más largo que se ha realizado nunca en el espacio. Se estima que son necesarios 520 días para ir y volver al planeta rojo. Durante casi un año y medio, los integrantes de la tripulación estarán en una situación de aislamiento prácticamente total. Aunque es cierto que podrán mantener comunicación con la tierra, debido a la distancia ésta tendrá un retardo de unos veinte minutos. En dicha situación de aislamiento, pueden aparecer importantes problemas que pongan en juego la supervivencia del equipo, así como pueden desencadenarse problemas de ansiedad o depresión (derivados del aislamiento y la sensación de soledad), y también diferencias o conflictos en la convivencia (debido, no sólo a dicho aislamiento y soledad, sino también a las diferencias culturales).
Efectivamente, la eficiencia en la cooperación entre los astronautas es el aspecto más importante para su "supervivencia" física y psicológica y, en definitiva, para el éxito de la misión. Por ello, se ha iniciado un nuevo proyecto, financiado por la Agencia Espacial Europea (ESA
), para estudiar los aspectos psicosociales que se dan en esta situación y, así, desarrollar pautas que garanticen la eficacia de dicha cooperación. El equipo de la investigación internacional está compuesto por cinco psicólogos y un psiquiatra, uno de ellos español: Gabriel González de la Torre, psicólogo especializado en el área de la neuropsicología.

Los principales objetivos del proyecto son: (1) analizar los aspectos implicados en el trabajo en equipo y la comunicación, (2) estudiar los patrones de las relaciones sociales, y, (3) determinar los factores de riesgo y de protección para el desarrollo de problemas psicológicos (estrés, ansiedad, depresión, irritabilidad, etc.). Para ello, se ha seleccionado un grupo de participantes voluntarios, que tendrán que pasar por situaciones similares a las que tienen que enfrentar los astronautas.

Este ambicioso proyecto se compone de tres fases, algunas de ellas ya iniciadas. En primer lugar, se realizó un estudio teórico, para después iniciar la fase aplicada. Esta fase más aplicada o de análisis empírico se compone a su vez de dos partes. La primera de ella, ya realizada, ha consistido en una misión en el campo de entrenamiento de la ESA en la Antártida, en la que los participantes se han tenido que enfrentar a condiciones extremas, aislados físicamente de otras personas. Después se enfrentarán a una situación de aislamiento de 105 días, que servirá como entrenamiento y preparación para el viaje a Marte. Finalmente, se iniciará una tercera fase, MARS 500
, que consistirá en simular un viaje de ida y vuelta al planeta rojo. Según especifica Gabriel González, en el Diario de Cádiz, las valoraciones realizadas serán de tipo autoaplicado, puesto que son los propios participantes quienes irán rellenando los diferentes cuestionarios a través de una PDA.

2 comentarios:

  1. Excelente aporte para situaciones civiles especificamente para personas que puedan ser secuestradas, es decir, crear talleres que prevengan secuelas de este tragico elemento de nuestra sociedad actual. Seria interesante el desarrollo y manejo de habilidades para desmenuzar la angustia y ansiedad y demas emociones presentes en una situacion de aislamiento.
    psic. clinico israel macias reyes
    orthos71@hotmail Universidad Nacional Autonoma de mexico. abrazos!!!!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.